…empezando por Sean Bean

Reseña: Midsommar

Cuando Ari Aster develo Hereditary el año pasado, muchos de nosotros pensamos que el director estadounidense no podría llegar a perturbarnos más, pero entonces se estrenó Midsommar. Siguiendo la temática y simbología pagana de su predecesora, la nueva cinta de este cineasta combina, a plena luz del día, el terror psicológico y el folklor de una de las tradiciones suecas más antiguas, manteniéndonos al borde de nuestros asientos en constante tensión.

Dani (Pugh) es una universitaria que tiene ciertos problemas en su relación con Christian (Reynor), los cuales se intensifican después de una trágica situación en la familia de Dani. Bajo una notable depresión Dani descubre (sin querer) que Christian y sus amigos fueron invitados por Pelle, un estudiante sueco, a pasar el verano en Hårga un remoto poblado de Suecia y del que Pelle es originario. El objetivo del viaje no es solo divertirse, si no también presenciar la tradición de Midsommar, una celebración que sucede cada 90 años y que para Josh (Jackson) representa una oportunidad de finalizar su tesis. Tras una discusión que afecta el estado de ánimo de Dani, Christian se ve obligado a invitarla al viaje sin importar la poca simpatía que el grupo de amigos siente por ella.

Una vez en su destino el grupo de amigos es guiado por Pelle a través de un pueblo aparentemente apacible en el cual sus habitantes parecen ser de los más cordial que alguien pudiera imaginar. En un principio la experiencia se torna agradable, pero con el paso del tiempo el grupo de amigos comienza a notar la naturaleza pagana de las ceremonias, misma que derivan en ritos, ofrendas e incluso sacrificios humanos. Para cuando el grupo de amigos pretende huir, se dan cuenta que están más involucrados de lo que creen y que dentro de los planes de sus anfitriones, no está el que dejen la población pronto.

A diferencia de Hereditary en donde el sonido y la oscuridad eran un personaje de más terrorífico, en Midsommar, Aster juega con nosotros en escenarios abiertos y pintorescos, apoyando la tensión y el terror en las acciones que suceden más que en el entorno. Midsommar funciona no por ser una cinta de terror, si no más bien por la perturbación que hace sentir al espectador a través de una excelente actuación de Pugh quien desde el inicio de la película la vemos comenzar en un constante declive anímico que detona en una alta vulnerabilidad ante todo lo que está sucediendo a su alrededor.

Aster se apega a lo que sabe funciono en Hereditary, su dirección actoral destaca gracias a Pugh y al peso que el director dejo recayera en ella en la película, logrando en ocasiones un monologo que impacta visualmente.

Midsommar es sin duda una cinta que se debe apreciar dejando de lado lo elemental del terror, ya que, si se espera algo básico, puede que no sea para todos los gustos ya que la cinta crea una atmosfera constantemente perturbadora a través de su narrativa desquiciada.

Calificación AFSMT: 8/10

Ficha Técnica

Dirección: Ari Aster

Guión: Ari Aster

Elenco: Jack Reynor, Florence Pugh, Will Plouter, William Jackson Harper.

 

Next Post

Previous Post

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

© 2019 Al Final Se Mueren Todos…

Theme by Anders Norén