Al Final Se Mueren Todos…

...empezando por Sean Bean

Reseña: Judas y el Mesías negro

 

JUDAS Y EL MESÍAS NEGRO

(Judas and the Black Messiah)

Categoría: Drama.

Dirección: Shaka King

Cast: Daniel Kaluuya, Lakeith Stanfield, Jesse Plemons, Dominique Fishback.

Duración: 2 horas con 6 minutos.

Sinopsis:

Una película con un argumento fuerte, de revolución, justicia e igualdad. Ambientada en los años 60 ́s, Judas y el mesías negro nos relata la vida de Bill O ́Neal (Lakeith Stanfield) y como se infiltra por parte del FBI a las Panteras Negras para informar acerca de Fred Hampton (Daniel Kaluuya)
Narrada desde el punto de vista de O ́Neal, nos muestra no solo la paranoia que sentía al estar de infiltrado, también como sus ideales comienzan a cambiar conforme va adentrándose más al partido y va creciendo su amistad con Hampton, todo detonando en el punto de la traición por el puro acto de sobrevivir sin importar  dejar de lado los ideales que cosecho estando en las panteras negras, mostrando con una interpretación inolvidable y que le llevo la nominación al Oscar por mostrar la dualidad por la que pasa el personaje.

La película, es un recordatorio de la injusticia que se vivía en esa época, un retrato de cómo el partido Pantera Negra peleaba no solo por darle voz a la gente de color, lo que buscaba era darle un lugar a todas las minorías por el abuso de poder de la policía y el gobierno representado por el hombre blanco americano.

Shaka King logra tocar fibras con un tema conocido pero exponiéndolo de forma cruda, con ritmos de tensión y sobre todo relatándonos la verdad desde el punto de vista del oprimido. Judas y el Mesías negro es una muy buena película llena de revolución que te hace levantar el puño al aire exigiendo justicia, una película donde la historia resalta por la interpretación magistral de sus protagonistas.

Calificación: 9 de 10.

Next Post

Previous Post

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

© 2021 Al Final Se Mueren Todos…

Theme by Anders Norén